Irene Zoe Alameda

La nueva mascota

-       ¡Qué bien que has venido a verme! Te quiero mostrar a mi nueva mascota.

-       ¡Qué preciosidad! ¿Cuánto tiempo tiene?

-       2 años, antes no los dan porque necesitan estar con la nodriza para sobrevivir.

-       ¡Qué chiquitito es! ¿Es varón o hembra?

-       Creo que varón, eso me han dicho.

-       He oído que con la edad se vuelven peludos.

-       Sí, pero más los machos que las hembras.

-       ¡Ay! ¿Por qué hace esos ruidos?

-       No sé, debe ser el cambio de ambiente. Me han dicho que le quite la luz después de 14 horas, para que se duerma. ¿Tienes sueño, chiquitín? Apenas ha comido…

-       Será que está desorientado. Tendrá que acostumbrarse a su nueva casa.

-       ¿Por qué estás tan antipático? Deja de gruñir… Acaríciale la panza, mira…

-       Uy sí, parece que le gusta. ¿Se acaba de hacer caca?

-       Sí, pero con la paja que le he puesto debajo del asiento, no hace falta estarle cambiando todo el tiempo. ¡No veas la de veces que mea, lo menos 8 veces al día!

-       ¿Y no le puedes restringir el agua?

-       Parece que se mueren antes.

-       Yo le veo muy a gusto, muy bien instalado ahí: con el bebedero al lado de la boca, amarradito a la silla con su letrina debajo… Pues está de lo más feliz.

-       ¿Y te has fijado en lo cómoda que es la jaula? Tiene ruedas y así sólo tengo que quitarle el freno para sacarlo al aire libre por las tardes.

-       Pero no será obligatorio sacarlo todos los días…

-       Bueno, no, claro. Es un decir. Para eso tiene la luz, para evitarme sacarlo a diario.

-       ¿Y cuánto viven estas mascotas?

-       Pues… los seres humanos viven entre 10 y 12 años.

 

Categoría: